Pieles Reactivas

En este artículo, intento hacer un repaso rápido de los conceptos básicos que, a mi juicio, son necesarios para crear una batería de fórmulas que nos permita ampliar nuestro “arsenal” a fin de poder atender con más efectividad los casos cada vez más frecuentes de pieles reactivas que nos demanda el público en la farmacia, tanto comunitaria como hospitalaria.

Conceptos a repasar:

Al comenzar una formulación sobre un tema determinado, siempre me encuentro que hay que repasar unos conceptos básicos, en este caso de forma sucinta repasaría:

1)    Al tener muchos niños y ancianos entre las consultas—pH de las pieles según edades y sexo—intentando así ajustar la formula final al pH más correcto (o menos agresivo).

2)    Extensión y gravedad de las lesiones, para poder formular varias opciones y poder elegir la más adecuada a cada caso (aquí no quiero entrar en el desarrollo de cada patología porque sólo diferenciar una atopia producida por una agua del grifo muy dura o clorada de una dermatitis de contacto ya nos llevaría otro artículo), a mí me basta con mentalmente pensar en que fórmula le iría mejor y poder dársela para bajarle el picor o la irritación de la forma más inmediata y menos agresiva posible, y es lo que intentaré desarrollar en estos artículos.

3)    Principios activos a añadir a la formula, distinguiendo claramente las dosis correctas y si es necesario o no la prescripción médica de los principios activos.

4)    Una vez elegido los principios activos a añadir, estudiar su solubilidad, biodisponibilidad y origen para poder introducirlos en nuestra fórmula.

5)    Por último elegir la forma farmacéutica mejor para poder cumplir con los puntos anteriores.

6)    ANEXO: Yo personalmente, además, miro el precio de coste para poder ofrecer un precio ajustado a los clientes, punto que a veces me hace modificar un poco la fórmula ya creada en el punto anterior. Siempre pienso que hay que ofrecer algo mejor para mejorar la patología de lo que ya está (si es que existe comercialmente) en el mercado y si puede ser a mejor precio.

Breve resumen de patologías con piel reactiva/sensible a tratar en estos artículos.

DERMATITIS ATÓPICA
Enfermedad recidivante.Fases: aguda,subaguda, crónicaClínica: Piel seca, prurito, lesiones cutáneas, liqueneificaciones, alopecias…

Tiempos: el 60% en los bebes menores de 2 meses y el resto se inicia a los 5 años.

DERMATITIS SEBORREICA
Dermatosis crónica benigna por sobreinfección de Malasezzia furfur.Zona enrojecida con descamaciones de diferentes extensiones.

Puede o no producir picor, aunque suele cursar con picor en zonas con glándulas sebáceas hiperactivas.

Zonas más afectadas; cuero cabelludo, cara y pliegues.

Repaso del PH de la piel

Si de forma esquemática estudiamos la importancia del pH de la piel encontramos la relación directa entre el pH de la piel y la atopía. Este resumen ilustra muy bien relación pH-piel atópica

Consecuencias del PH en la Atopia

Cuando la “barrera de pH”  corporal se desequilibra, el Staphilococcus aureus coloniza la piel con mayor facilidad, siendo esta colonización máxima a pH neutro y mínima a pH 5, pudiendo observarse este hecho mediante la microscopía de la estructura 3D de las enterotoxinas staphilococcicas y su unión a los keratocitos humanos.

Por lo tanto tendremos que formular a un pH final entre 4,5-6,5 para asemejarnos/normalizar al/el pH de la piel sana. Por ejemplo si quisiéramos formular un jabón de tratamiento de pieles atópicas, podríamos alcalinizar con peróxido de benzoilo, súlfur o bacteriostáticos tipo resorcinol (como el triclosan), teniendo en cuenta que si llegamos a pH 9-10 erradicamos los Staphilococcos y las bacterias GRAM – pero irritaríamos la piel, y no se podría hacer un uso diario del producto formulado.

Fórmulas Básicas para la Atopía en nuestra bibliografía

Al buscar en nuestra bibliografía encontramos en todos los idiomas y libros que podemos consultar unas fórmulas base que de forma resumida expongo, y que nos puede servir para empezar a preparar nuestra formulación.

-Soluciones astringentes y antisépticas clásicas; tipo solución acuosa de permanganato de potasio 1/10000, csp 500 ml. o bien aprovechando las propiedades antipruriginosas y calmantes del sulfato de Zinc y de Cobre, tipo agua de los tres sulfatos:

  • Sulfato de Zinc                   0,1%
  • Sulfato de Cobre                0,2%
  • Alumbre                              0,3%
  • Agua destilada csp.        100 ml

-Emulsiones; aquí la bibliografía gira rápido hacia corticoides y antibióticos al uso, por lo que de usarlos necesitaríamos prescripción médica (y a los que más adelante buscaremos alternativas por diferentes motivos que ya valoraremos)

Pongo las tres más típicas (artículo a parte sobre pasta Lassar y agua de bentonita):

1)Tacrolimus 0,03%-0,1%
Emulsión glucídica csp    100g
2)Triancinolona acetónido
0,1%
Urea 10%
Lanolina anhidra 7%
Emulsión O/W csp. 100gr
3)Hidrocortisona 1% Gentamicina 0,1%
Base beeler csp.     50gr (también es base glucídica)

Estas fórmulas son las que frecuentemente nos llegan de los médicos de familia y los dermatólogos.

Yo, personalmente, suelo tener preparadas pomadas base (O/W) y cremas base (W/O) para poder mezclarlas con los principios activos, bien sea a mano, en mortero o con unguator.

No es objetivo de este artículo hacer los PNT de estas fórmulas (por la extensión) pero si puedo resumir la elaboración de las cremas base para el que no las compre ya prefabricadas, o bien para tener en cuenta efectos indeseados una vez elaborada la fórmula final.

CREMA O/W BASE

F.AcuosaAgua                         65%
Glicerina                    3%

F.Oleosa

Base O/W 1011        26%
Alcohol cetílico          2%
Phenonip                  0,3%

Obtenemos crema base O/W de textura agradable, blanca brillante y resistente a la mezcla incluso en frío de principios activos.

M.O.: Ajustamos el Baño María a 65ºC-Introducimos cada fase en una cubeta-Cuando se funda la fase oleosa ya estaremos listos para emulsionar.-Añadimos en un recipiente con capacidad suficiente la fase oleosa y echamos de golpe encima la fase acuosa.-Esperamos unos 10 min. y emulsionamos con una malla fina en Silverson o emulsionador similar.

CREMA O/W BASE (TIPO POMADA)

F.Acuosa(*)

Agua  (y%) 25%

F.Oleosa

Lanolina anhidr. (min y/2) 15%
Phenonip   0,3%
Vaselina filante csp. 100gr

Nota:Para salvar la inmiscibilidad de las fases debemos añadir, como en este ejemplo, bien sea lanolina anhidra (que es capaz de emulsionar aprox. el doble de su peso en agua por eso– si quiero emulsionar y% de agua añado al menos (2)% de lanolina–), o bien un oleato de sorbitano (SPAM 80) al menos al 3% para emulsionar bien la vaselina de la fase grasa.Obtenemos crema base W/O de textura pastosa (mas pastosa cuanto menos fase acuosa), blanca mate y resistente a la mezcla incluso en frío de principios activos solubles en fase oleosa. En el caso de principios activos sol. en fase acuosa, sólo debemos disolverlos en la fase acuosa (*) antes de emulsionar la crema.

M.O.: Mezclaremos a mano en mortero o en amasador automático.-Ponemos la fase oleosa en el mortero y la mezclamos bien.-En agitación constante añadimos poco a       poco la fase acuosa (no añadimos más hasta que se emulsione bien) hasta finalizar la emulsión de toda la fase acuosa.

En resumen las fórmulas 1 y 3 (sin usar la base Beeler**) anteriormente expuestas, las podríamos hacer humectando/disolviendo el/los principios activos y mezclándo lo obtenido con cs de la crema base o/w.

Y la fórmula 2 la podríamos elaborar:

Opción 1: Dispersando la urea en vaselina con un unguator y mezclarlo con la crema base o/w (a mí personalmente me parece un método “basto” pues la urea sólo se dispersa y no se disuelve, por lo que puede que no se homogenice de forma totalmente correcta, o bien quede una crema como con gránulos de urea—por bien que la pulvericemos). Aunque este método está totalmente aceptado. Dándonos una crema final de textura grasa.

Opción 2 (mi preferida), sabiendo que la urea se disuelve 1:1 en agua, la disolvemos en agua, junto a la triamcinolona. Y usamos el método descrito en la base w/o, teniendo en cuenta la proporción de lanolina anhidra (mitad y un poquito más para asegurarnos de la emulsión correcta de la fase acuosa), mezclamos poco a poco y obtenemos una pomada totalmente homogénea.

NOTA: Como veremos en los siguientes artículos en pieles reactivas en importante vigilar muchos aspectos de la fórmula final tales como el pH y cada uno de los productos usados en la formulación. Y aquí quiero puntualizar  por experiencia propia bases como la **Beeler que en una piel normal no provocan reacción, en una piel acneica, con rosácea, heridas, o reactiva en general les provoca un picor en mucho de los casos. Tras su estudio y realizar pruebas claramente se debe a los tensoactivos tipo (TWEEN) que se utilizan en su elaboración. Así que recomiendo elegir bien la base y si la elaboramos nosotros intentar no usar como emulsionadores tensoactivos si nuestro fin es una piel reactiva.


Autor

maximiliano_perezMaximiliano Hdez

Colaborador de Farma Química Sur S.L., Licenciado en Farmacia,

Postgrado universitario en Homeopatia y Ortopedia. Formulador por vocación y estudioso por adicción.